Refranes

Quien bien te quiere te hace llorar.

La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla.

Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto.

Cuando el hombre es celoso, molesta; cuando no lo es, irrita.

Más vale feo y bueno que guapo y perverso.

La probabilidad de hacer mal se encuentra cien veces al día; la de hacer bien una vez al año.

Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia.

Quien no buscó amigos en la alegría, en la desgracia no los pida.

Donde te quieren mucho, no vayas a menudo.

A beber y a tragar, que el mundo se va a acabar.

A cada puerco le llega su sábado. San Martín de Tours

A mucha hambre, no hay pan duro.

A palabras necias, oídos sordos.

A rey muerto, rey puesto.

No hay un mal que por bien no venga.

Amigo y vino, el más antiguo.

Borrón y cuenta nueva.

Cada uno en su casa, y Dios en la de todos.

Cada uno sabe donde le aprieta su zapato.

Cuando de vista te pierdo, si te veo ni me acuerdo.

Quien mucho abarca, poco aprieta.

En casa de herrero, cuchillo de palo.

A pan duro, diente agudo.

A falta de pan, buenas son las tortas.

Unos nacen con estrella, otros nacen estrellados.

Por la boca el pez muere.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

El ojo del amo, engorda al ganado.

Perro que ladra, no ha de morder.

Al que madruga, Dios lo ayuda.

No por mucho madrugar se amanece más temprano.

Quien tenga tienda que la atienda (sino que la venda).

Al perro flaco no le faltan pulgas.

A buen entendedor, pocas palabras.

El que siembra vientos, recoge tempestades.

A caballo regalado no se le mira los dientes.

Más vale pájaro en mano, que cien volando.

Donde menos se piensa, salta la liebre.

Mucho ruido y pocas nueces.

Quien mal anda, mal acaba.

Sarna con gusto no pica.

Mal de muchos, consuelo de tontos.

A boca cerrada no entran moscas.

No dejes para mañana lo que podrías hacer hoy.

No hay mal que por bien no venga.

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista.

A enemigo que huye, puente de plata.

Soldado que huye, sirve para otra guerra

En país de ciegos, el tuerto es el rey.

Quien canta, sus males espanta.

Para el arriero, el aguacero.

No es tan fiero el león como lo pintan.

Retroceder nunca, rendirse, jamás,

A batallas de amor, campos de plumas.

¿A quien le amarga un dulce?.

A cada santo le llega su dia.

A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.

Al mejor cazador se le va la liebre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada