Los mejores chistes cortos

En cualquier parte del mundo, por reservada o conservadora que llegue a ser una cultura, siempre estará ese momento en que dejar escapar una sonrisa tome relevancia. Y es que contar un chiste puede llegar en cualquier momento y de cualquier clase.

Cada país tiene su cuento, o más bien su chiste, y es que cada cultura, cada nación tiene su propia característica y todo esto es la base para que sea caricaturizado y se planteen los mejores chistes cortos, largos, blancos etc. Sobre dicha tierra y que a nivel global se entiendan.

Los mejores chistes cortos, temática general:

• Llama una señora a un número y dice: ¿Está Consuelo? y contestan: ¡No te fastidia! Y con techo.

• -Oye Irrutua, ¿por qué se dice que los vascos decimos dos tacos de cada tres palabras? -Coño, no jodas.

• Pepe ¿Qué haces con el coche colgado a la espalda?- Oh no! Se me ha vuelto a olvidar quitarme el cinturón de seguridad.

• Mamá, mamá... ¿Por qué das saltos encima de papá? Pues… para desinflarlo. Pues no te esfuerces porque después la vecina soplando lo vuelve a inflar.

• Mamá, tengo un grave problema: no quiero ir a la escuela. Mira hijo, debes ir por tres grandes razones: porque tienes la obligación, porque tienes 45 años y porque eres el director.


Los mejores chistes cortos, muy breves:

No hay nada mejor de la vida en general, que la brevedad, porque lo bueno, breve es dos veces mejor. 

La gran ventaja de Los mejores chistes cortos es que se pueden memorizar, y esto da la opción de que puedan ser compartidos con mayor facilidad y el humor se vuelva una epidemia de la que todos se quieran contagiar.

• Un amigo a otro: - Pepe, ¿a ti te gusta eso de hacer tríos? Pues si, todo es probar Pues corre para tu casa, que ya solo faltas tú.

• Mamá, mamá... Mis zapatos nuevos tienen un agujero. ¿Estás loco, cómo van a tener un agujero? Sí, por donde meto el pie.

• ¿Qué le dijo un muslo a otro muslo? Parece que en casa de la peluda hay fiesta porque por ahí va un calvo con dos maracas.

• A la salida de un cine están dos pulgas y una dice a la otra: - ¿Nos vamos a pie o esperamos un perro?.

• Suena el teléfono: - ¿Hola? Hola, ¿es aquí donde lavan ropa? No. Pues si que son guarros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario