Frases de filósofos

Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti. F. Nietzsche

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. A. Einstein

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice. Aristóteles

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

Todo les sale bien a las personas de carácter dulce y alegre. Voltaire

Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido.

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo.

Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única. Jorge L. Borges

¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.

La duda es uno de los nombres de la inteligencia.

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.
Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz. F. Nietzsche

No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.

Haz del silencio tus pendientes, de la compasión tu riqueza, de la meditación tu escudilla de mendigo.

Cuando un hombre se guía por los principios de la reciprocidad y la conciencia, no se haya muy lejos de la ley moral. Lo que no deseas que otros te hagan a ti, no lo hagas a los demás. Confucio

Cuando sientas que te falta algo, envía tus pensamientos hacia tu íntimo y busca la Divinidad que hay en ti. Aristóteles

Uno de los trucos de la vida consiste, más que en tener buenas cartas, en jugar bien las que uno tiene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada